Los gigantes tecnológicos Google y Mozilla decidieron renovar su imagen de marca en los últimos dos años. Estudiar los cambios introducidos puede ayudarnos a comprender la evolución general del diseño en estos tiempos. Así que dejemos de hablar sobre Chrome y Firefox y traslademos el debate al campo gráfico: ¿Cuál de las dos empresas logró el mejor rebranding?

Mozilla tardó siete meses en culminar su proceso de rebranding. La agencia creativa Johnson Banks, con sede en Londres, diseñó siete propuestas de logo que fueron sometidas a un escrutinio abierto del público. La respuesta de la comunidad sirvió a la compañía para reducir sus opciones en una evaluación interna.

Finalmente, Mozilla eligió la simpleza. El nuevo logo muestra una fuente propia llamada Zilla, un poco parecida a Courier y de acceso abierto, cuya creación estuvo a cargo de sus aliados holandeses de Typotheque. En lugar de “mozilla”, en el logo se lee “moz://a”. No cabe ninguna duda de que estamos frente a una marca relacionada con internet.


La paleta de colores se basa en los tonos traslúcidos de resaltador usados en Firefox. Aún no definen su manual de estilo. Por ahora, los colores cambian según el contexto en el que se use el logo. También esperan realizar una convocatoria a diseñadores y artistas en busca de imágenes, gifs y animaciones que diversifiquen su branding.

Casi todas las críticas al logo apuntan a la evocación de la URL por tratarse de un símbolo demasiado básico para una empresa tecnológica de su tamaño. El director creativo de Mozilla, Tim Murray, explicó que el propósito de la marca es defender un internet sin limitaciones “donde el poder está en manos de muchos, no de unos pocos”. Fue esa concepción filosófica la que determinó la nueva identidad corporativa.

 

Google marcó un hito de diseño con su cambio de logo

El refrescamiento de Google fue tan efectivo, que probablemente ya nadie recuerda cómo era el logo anterior. En agosto de 2015, este gigante anunció su reorganización en una matriz llamada Alphabet y solo un mes después sorprendió con una identidad visual completamente nueva.

Google decidió mantener su esencia con los cuatro colores de siempre y un fondo blanco. Los cambios introducidos respondieron a la intención de trascender el navegador de escritorio, mostrando un lenguaje visual que se adapta a todo tipo de dispositivos y plataformas.

Fueron 16 años de modificaciones conservadoras. Su decisión de simplificar el logo vino acompañada de importantes avances para el diseño en general, como la generación de una nueva familia tipográfica.

Este rebranding mostró la potencia de una fuente sin serifa a la que bautizaron como Product Sans. También logró un elemento con refinación óptica como la “G” de Google, cuyas proporciones de color guían el movimiento de los ojos alrededor de la forma de letra.


Y el mejor rebranding es…

Creemos que las dos marcas tienen grandes méritos en sus procesos de rebranding.

Google triunfó en el plano técnico

 

Centró su preocupación en la experiencia estética del usuario y sus nuevas expectativas, aprovechando la oportunidad de mostrarse simple y flexible en todos los dispositivos y plataformas disponibles sin perder su esencia.

Mozilla triunfó en el plano conceptual

Sin importarle volver a los símbolos más básicos, la marca se mantuvo fiel a sus principios open source con una dinámica de transparencia en el diseño de su nueva imagen, la cual resultó completamente a tono con la defensa de una web más abierta e inclusiva.

Para ti, ¿cuál fue el mejor rebranding?

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *