No estamos lejos de tener en casa un dispositivo tan humano  como HAL-9000, la trágica computadora de 2001: Odisea en el espacio. En los últimos dos años, los proyectos que involucran inteligencia artificial han captado el interés de los mecenas de la innovación en internet. Ahora se resuelve lo mínimo con un par de comandos o la asistencia de un robot.

Podemos encontrar esta utopía realizada en las páginas de Indiegogo, la plataforma de crowdfunding más popular del mundo junto a Kickstarter. Luego de hurgar un poco entre los proyectos que confirman que el futuro es ahora, seleccionamos cinco geniales ideas que han recibido financiamiento para salir al mercado y solucionarnos la vida con la tecnología que a los padres y abuelos les parecía una ensoñación cinematográfica o un tiempo demasiado lejano.

Indiegogo se ha convertido en una vitrina de iniciativas innovadoras a la caza de donantes que aporten alguna cantidad de dinero a cambio de recompensas. La recaudación de fondos ha conducido al éxito a emprendedores que nunca habían podido materializar sus propuestas por falta de recursos. Después de esta lista, dejarás de pensar que tu idea es demasiado arriesgada, costosa o imposible.

1. Cubic: Acorde a tu personalidad

La vida conectada sería demasiado fría sin dispositivos y programas con personalidad. El ecosistema Cubic ofrece una app, un badge y un robot para el hogar en forma de cubo. Sus creadores, un grupo de jóvenes rusos de la startup Cubic Robotics, se inspiraron en la omnipresencia de J.A.R.V.I.S, el mayordomo sarcástico de la película de Iron Man.

Los fanáticos de Marvel sabrán que el ayudante de Tony Stark se encarga del orden doméstico, pero también lo acompaña en el sistema de sus armaduras. De la misma manera, Cubic puede controlar la TV, el smartphone y cualquier otro dispositivo, publicar en las redes sociales, ordenar comida a domicilio, regular la temperatura del hogar, apagar las luces, cerrar las puertas con seguro, poner música y accionar casi todo a lo que se integre, pero sigue siendo de gran ayuda fuera de casa a través de la app y el badge.

Cubic funciona a partir de un sistema de reconocimiento de voz a larga distancia. El asistente puede tener una voz masculina o femenina, con distintos acentos, y desarrolla una personalidad acorde a los gustos y preferencias que distingue, fusionando lo mejor de Siri y Alexa. Con Cubic es posible mantener una conversación fluida e intercambiar ideas que se convierten en tuits. El asistente es de plataforma abierta y accede a Twitter, Facebook, Dropbox, Spotify, Gmail, Evernote, IFTTT, Jawbone, Fitbit y más.

Monto recaudado: 185.591 dólares.


2. Aido: Un robot familiar

Quizá suena aterradora la idea de un robot moviéndose por toda la casa como una mascota, pero hablando y ayudando como un humano más. Aido fue diseñado para convertirse en un miembro de la familia. Sus ojos le dan un aspecto humanoide, a diferencia del asistente de Cubic. Esta característica lo hace más simpático.

El proyecto surgió nada menos que en Palo Alto, en el seno de la startup Dynamics Inc. Aido posee un sistema de reconocimiento facial para identificar a los familiares que lo adoptan, un proyector al estilo R2-D2 de Star Wars y altavoces para comunicarse con los suyos. Las funciones de este robot social se adaptan a las preferencias de los usuarios con los que más pasa el tiempo.

Aido puede ayudar a cocinar, estudiar, despertar, ver películas, revisar las redes sociales, hacer reparaciones domésticas y mantener la casa segura a través de su sistema de sensores y una esfera omnidireccional que le permite trasladarse por todo el lugar reconociendo y evadiendo obstáculos. Todo esto lo hizo merecedor del premio Game Changer 2016, otorgado por la revista de recnología T3.

Monto recaudado: 776.802 dólares.


3. EmoSpark: La consola de la felicidad

Sí, otro cubo inteligente. La consola EmoSpark es un dispositivo Android que detecta las emociones del usuario para llevar la interacción a un nivel mucho más natural. Lo sorprendente es que puede elaborar un perfil emocional individualizado, del cual dependen las conversaciones, la música que reproduce y los recursos visuales que muestra.

La EmoSpark puede sentir alegría, tristeza, ira, sorpresa, y expresarse de manera realista. Su creador, Patrick Levy-Rosenthal, quiso emular con este producto el mecanismo del cerebro humano, generando una especie de banco de emociones de acuerdo a las experiencias del usuario. Además, posee todo el conocimiento reunido en Wikipedia y la plataforma colaborativa Freebase.

Este cubo, desarrollado en Londres por la empresa EmoShape, se conecta vía Wi-Fi o Bluetooth con otros equipos inteligentes. De manera que el usuario puede interactuar con la EmoSpark a través de su teléfono, televisor, computadora o equipo de sonido. Como se muestra en este video, tu asistente emocional detectará a los desconocidos desde cualquier dispositivo, te pedirá que se los presentes y estudiará también sus emociones. ¿Increíble, no?

Monto recaudado: 178.090 dólares.


4. Moodbox: Comprensión, música y amistad

En la misma tónica de la implicación emocional, la Moodbox empatiza con los usarios a través de una asistente de voz femenina llamada Emi, que vio la luz en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong. Tal como los proyectos anteriores, se basa en el reconocimiento de voz desde un dispositivo inalámbrico pensado para ubicarse en cualquier rincón de la casa.

Se trata de una amiga que se preocupa por ti, quiere que llegues temprano a tus citas y que salgas abrigado cuando hace frío. Pero lo más importante es que Emi se convierte en la mejor DJ que jamás conocerás, al comprender tus emociones para armar una playlist adecuada y controlar la intensidad de las luces dondequiera que estés.

Emi recoge y analiza información relevante para ofrecerte lo que necesitas en el momento justo. Por eso estudia las señales de audio y las letras de las canciones que más escuchas cuando estás feliz, triste, cansado o enérgico.

Monto recaudado: 62.345 dólares.


5. Flare: Un vigilante discreto

No todo es entretenimiento cuando hablamos de inteligencia artificial. Son formidables los avances que se registran en el campo de la seguridad personal y el cuidado de las propiedades. Uno de los proyectos notorios es Flare, ideado por la empresa alemana Buddy Guard.

Un dispositivo absolutamente discreto puede evitar los robos y hurtos domésticos a partir de un sistema de reconocimiento facial y distinción de sonidos extraños. Tiene una cámara de 130○ y un potente micrófono para grabar video y audio y almacenarlos en la nube como posible evidencia. Flare contacta a la policía cuando capta a un intruso y conoce la ubicación exacta del propietario de la casa a través de la geolocalización.

Ni siquiera hay que preocuparse por las falsas alarmas, pues Flare aprende los ruidos usuales de la casa, como las voces de sus habitantes y los ladridos y maullidos de las mascotas.

Monto recaudado: 266.953 dólares.


Si tuvieras que elegir uno, ¿cuál sería?

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *